Archivo de la categoría: Duatlón

Crónica Duatlon Cross Cobeña

Que iba yo hacer a Cobeña, basicamente un entrenamiento, y seguir cogiendo sensaciones tras la lesión, tenía el día libre y me entrenador me lo había propuesto como opción. Por cercanía, precio y tiempo era una buena opción. Un compañero iba a venir conmigo a correrla, pero “mancho un poco el pantalón” y no se apunto.

Como viene siendo habitual, llegue con el tiempo más que justo, creo que ya forma parte de mi pre-carrera, corriendo a coger el dorsal, de vuelta al coche corriendo, descargar la bici y montarla, corriendo al box, y así sin casi darte cuenta me salio un calentamiento express.

Desde finales de marzo de este año no hacia ningún duatlon, de aquellas tenia un razonable buen estado de forma y lo disfrute bastante, lo importante aquí era no perecer en el intento e ir acostumbrando al cuerpo, en especial la maldita rodilla, a lo que le espera por delante en el próximo año.
Deje colocado todo lo mejor posible, pero las bicis estaban demasiado juntas, es lo de menos, es todavía una carrera pequeña y eramos 220 participantes, se amplio de 200 a 220 a última hora, dada la gran acogida.

Menudo día de octubre nos hizo, como pegaba el sol, en la linea de salida explicaron como era el recorrido, pero metido entre la gente no me entere de mucho, yo venia a rodar, así que no le di mayor importancia. Sabia que lo primero era un circuito a pie, al que había que darle dos vueltas, lo demás me preocuparía mas adelante.
Dieron la salida, y a correr, por primera vez fui un poco consciente de a lo que venia y no empece fuerte, cogí un buen ritmo, y me puse a ver el paisaje, la segunda vuelta al recorrido no baje rendimiento, y no se me hizo pesado lo de repetir las vistas, cosa la cual no me hacia en un principio nada de gracia.

Completados los 5´5km del tramo a pie, sin notar fatiga, tocaba la transición, tarde un minutillo, para la falta de practica no estaba mal. Y comencé a pedalear cómodo. No tengo muchas horas de entreno en la bici ultimamente, pero el recorrido no era muy exigente, quitando tal vez una cuestilla, así que lo iba solventando, aunque en las bajadas, sobre todo una muy pronunciada, me pasaba todo el mundo, bajo mal y lento, que le vamos hacer, pero a la mayoría los recuperaba en las cuestas. Además estaba pensando en tres objetivos que iban delante todo el rato, los cuales me los puse como meta una vez volviéramos a plantar el pie en tierra.
Tras la segunda vuelta al circuito de bici, entraba en el box el primer calificado, a la postre vencedor de la prueba, y a mi me quedaba lo que creía que era la ultima vuelta de bici, pero se me ocurrió preguntarle a otro participante y me dijo que eran cuatro vueltas, efectivamente por el gps me salían las cuentas, fue un poco desmoralizante, y la mitad de la vuelta no la hice muy bien, pero en un momento determinado cogí nuevas fuerzas y las cosas empezaron a ir mejor. Adelante a mis tres referentes a pasar a píe y los deje atrás, tendría que buscar nuevos objetivos, pero de eso me preocuparía después. Termine mis cuatro vueltas de bici y a correr.

Una vez vueltas a cazar las zapatillas, esta vez más rápido, me encontraba genial, y fui a un ritmo alto, adelantando a mucha gente, y cada vez iba mejor, me note con unas fuerzas renovadas, lastima que me hubieran fallado algo en la bici. Adelante aproximadamente a 20 personas, lo que finalmente me dejo en el puesto 125 de los 220 participantes, y lo mejor, termine completamente entero, si hubiera habido más kilómetros de carrera no me hubiera importado para nada. El tiempo final no fue gran cosa, 1:38:48 oficial, pero lo mejor fueron las sensaciones finales.
Para lo humilde de la carrera y el precio 12€ (rara avis hoy en día), me pareció una organización más que digna, y me dejo un gran sabor de boca, aunque esto puede ser debido al montadito de panceta que nos dieron al final…

Próxima parada, Media Maratón Rockera Villaverde, esta carrera me la prometí repetir este año y la pena es que se adelanto un mes de lo que suele ser habitual y no estoy para mejorar mi tiempo del año pasado, pero va a ser un buen entrenamiento largo, además se viene un sevillano que me dejo colgado el año pasado jeje, y mi coach para darme caña o calmarme ya lo veremos. Una lastima que también coincide con el Ducross de Alcalá de Henares, otra que quería repetir, pero Villaverde es Villaverde. Un par de compañeros dejaran el pabellón alto.
Continuamos #HighwayToMyDream.

Crónica Ducross San Sebastián de los Reyes 2014

Una semana muy dura, metiendo muchos kilómetros de carrera, de bici y de piscina, el día anterior madrugando para trabajar y acostándome tarde para “alternar”, con mala alimentación (pedazo de pizza para el cuerpo) y algunas cervezas, me hicieron levantarme realmente cansado y con pesadez de piernas, por no especificar ciertos ratos obligados en el excusable. No auguraba un gran día en este nuevo duatlon en que me había metido. Pero una vez en el “fregao” no te puedes echar atrás, montar bici en el coche, coger todo (al menos esos creía) y dirección a San Sebastian de los Reyes con el tiempo un poco pillado, como siempre. Casi llegando me doy cuenta de que me he dejado el reloj/pulsómetro/maquinadeltiempo enganchado al “condensador de fluzo” (vamos cargando) y me pillo un cabreo enorme, es como sumar malas sensaciones. Pero ahí estaba la salvadora que resignadamente y sin un solo gesto de queja, me dejo en las cercanías de la prueba, se volvió a casa y llego a tiempo para darme el reloj antes de empezar, YEAAAAHHH!!!

Cogido el dorsal, y preparado todo par dejarlo en el box, me encontré con mi compañero de aventura, esta vez me costo poco engañar a alguien porque este se apunta a un bombardeo. Y poquito después llego mi salvadora con el reloj y empezó su labor de fotógrafa oficial del ApagaTuTele Team.
Con el tiempo justo para colocarnos en la salida, un poco retrasados como siempre, pero lo de llegar de los últimos y ponerte delante a base de empujones no es lo mío, pero esta claro que en las carreras populares hay mucho espécimen que le da igual pisarte el cuello para ganar unos valiosos 2 segundos que en vez de dejarle en la posición 327 lo hará en la 328, en fin si no vienes educado de casa no voy a ser yo el que me encargue de ello.

Como no me encontraba fino mi táctica era engancharme a mi compañero que va muy bien corriendo e intentar no perderle al menos hasta la mitad del tramo de carrera (en teoría 5km), y después sobrevivir. Comienza la carrera y cambia el chip, me encuentro bien, vamos corriendo a buen ritmo, Jesús me dice, vamos un poco fuerte, pero como decía Steve Prefontaine “El mejor ritmo es un ritmo suicida, y hoy es un buen día para morir”. Por lo que seguimos dándole quedando un ritmo de 4:29 en los finalmente excasos 4´20km del primer tramo de carrera. Y sin separarnos, yendo a la par todo el tiempo y entrando en el box juntos.


Mi querida Cannondale esperando mi llegada y pensando “espero que no se lie este en la transición como siempre”

Y quedo una buena transición, en 1:05, bajando un minuto la ultima prueba, y eso que se me desato el casco y tuve que volver a atarlo. Paso por detrás de Jesús que esta apunto de salir también y tiramos juntos con la bici, y a nada de salir escucho una caída tras de mi en el asfalto, se ha dado un guarrazo leve, le pregunto que tal y dice que tire, que todo bien. Es la última vez que le veo. Cojo el camino de tierra y comenzamos con la primera y casi única subida fuerte del recorrido, como voy bien de fuerzas no plantea ningún problema, los problemas vienen un poco más adelante. Menuda bajada infernal, que agrava el intenso tráfico de participantes al ser un recorrido corto. Lo salvo con más miedo que vergüenza, viendo algunas caídas fuertes, pero en principio sin gravedad (pregunto a todo el mundo) y por fin llega algo de llaneo, que hago a buen ritmo, me extraña que Jesús no me coja, espero que no volviera a caer. Pequeñas pendientes entrelazadas con llaneo, otra buena baja, esta más llevadera un pequeño riachuelo en el que casi me caigo por un frenazo de una participante que no le apetecía mojarse, subida hacía zona de boxes y primera vuelta completada, ahora pensando en que me toca volver a pasar por la zona de bajada chunga otra vez. La primera subida se nota un poco el cansancio pero se supera bien, y una vez de nuevo en la bajada se toman las precauciones posibles, pero en una hilera de camino se queda atascado un participante, freno, freno y consigo frenar pero no sale una de las calas del pie y me voy al suelo casi en parado, por suerte otro participante hace malabarismos para no pasarme por encima y enseguida me levanto sin un rasguño. No se puede decir lo mismo de algunos compañeros que si se han dado buenos golpes, y están esperando en el suelo asistencia, llegando un coche de la Guarda Civil a echarles una mano y una ambulancia poco despues.


Solitario el box mientras todos estamos con las bicis.

Pasado este tramo. bebo un poco creo que por primera vez y me engancho a una participante con el dorsal 85 que iba con unas ganas tremendas, sufriendo pero firme, y que a partir de ese momento se convierte en mi liebre oficial. Dándole un pequeño relevo y volviendo en la bajada a ponerse por delante. En esta bajada me encontré a otro “valiente” incívico que me parece genial que no aprecie su integridad física pero que no se meta con la de los demás, y eso que era bastante talludito el amigo. Cuando pasamos de nuevo el riachuelo y encaramos la última subida hacia el box le paso sin problemas ya que va axfisiado y y le digo “Ahora no vas tan rápido socio…”, en fin lo que dijimos antes, no les vamos a educar si no lo hicieron sus padres en su día.
Llegada a la segunda y última transición, que solvento en menos de un minuto, y eso que se me cae la bici del soporte y tengo que
recolocarla. Y a correr de nuevo.

Empiezo con los gemelos a la altura del culo, lo cual manifiesto en voz alta, el dorsal 316 me aconseja dar zancadas más largas, le hago caso y todo vuelve a funcionar, cojo ritmo y hago unos buenos tiempos en esos dos kilómetros que nos quedaban. Paso a mucha gente en este tramo, me encuentro fuerte, al final se me queda corta la carrera. Me encuentro mejor que al inicio. El entrenamiento da sus frutos.

Y llegada a meta eufórico, con mi mejor tiempo en mi tercer duatlon cross, dando saltos en la entrada, parando mi Gramin en 1:20:11 y con un tiempo oficial de 1:20:25. Sobre todo con muy buenas sensaciones y sin la más mínima molestia, con las malas sensaciones que empezó la mañana totalmente olvidadas. Espero al 316 y a la 85 para abrazarles y darles las gracias, menudos dos campeones.
Pregunto por Jesús y no se sabe nada de el, así que doy la vuelta algo preocupado a esperarle, no me hace esperar ni cinco minutos, viene magullado por todos lados pero con una buena sonrisa, para el crono en algo más de 1:25.

Voy a su encuentro y tiene sangre y moratones por todos lados, como me temía volvió a caer en la rampa del infierno y se golpeo por todos lados, nada grave pero si va andar dolorido unos días. Nos acercamos a una ambulancia que acaba de llegar para limpiarle y curarle un poco las heridas y hacemos cola, ya que había varios compañeros con los mismos problemas. Los de la ambulancia nos dicen que la organización no había solicitado la presencia de sanitarios, gran error en una prueba de 600 participantes con esa bajada de por medio. No quedaran marcas de guerra y si el orgullo de terminar, yo con un tiempo que me sorprendió gratamente y con buenas sensaciones, mejoras en la carrera y en las transiciones (los cordones elásticos son un inventazo); Jesús después de 2 caídas una de ellas fuerte, creo que podemos estar contentos. Los caminos de San Sebastian se quedaron pedacitos de nosotros para siempre.

Mis tiempos finalmente fueron los siguientes:
1º Run 18:52 a 4:29 el kilómetro
Transición 1 1:05
Bike 49:54
Transición 2 0:51
2º Run 9:30 a 4:40 el kilómetro.

Editamos con los tiempos oficiales, hay que tener en cuenta que no tienen tiempo de transición. (Me quedo con la exactitud de mi Garmin Forerunner 910XT.)


Gracias a mi valiosísima manager/assistance/fotógrafa/salvadora, por aguantarme y pegarse la paliza de ir a por el reloj y por estar ahí siempre. A los dorsales 85 Marta Santacreu y 316 Rafael Escalera, que sin conocernos de nada me ayudaron más de lo que imaginan, no se si llegaran a leer esta crónica pero GRACIAS. A mi compañero de batalla en esta ocasión y que en las tres próximas que esperan por delante también estará allí.

La semana que viene había un par de pruebas interesantes pero voy a pasar de ellas, en dos semanas la siguiente, ahora toca asfalto corriendo, Media Maratón de Madrid el día 6 de Marzo. Y poco mas de un mes para lo gordo!!! Seguimos con #HighwayToMyDream.

“Todavía no he llegado, peor estoy un poco más cerca.”

Crónica: Ducross Alcalá de Henares

Tras cambiar su fecha del 10 de noviembre al 24 del mismo, y trastocar algunos planes de entrenamiento, finalmente participamos en esta prueba como primera toma de contacto con la combinación de deportes.
La prueba en si constaba de 4´5 km de carrera a pie, 17 km de bici de montaña, con un par de cuestas infernales del 21 al 24% y para terminar otros 2´5 km de carrera a pie.

Comencemos por el principio, y lo primero era preparar la ropa para la prueba, y lo hicimos la noche antes de la prueba. ¡Que cantidad de cosas para una prueba tan corta!, pero entre el frío que se preveía y las dos modalidades no quedaba otra. Para correr mis ultimamente inseparables Asics Gel Nimbus 13, mallas largas, camiseta WTL? por debajo y una Kalenji calentita por arriba, así como dos buff, uno para la cabeza y otro para el cuello y unos guantes. Para la bici, mis Scott con sus calas, cortavientos, casco Uvex, culotte corto “de los chinos” Fox y gafas del “DECARTON” para evitar el más que posible barro. Finalmente se decidió correr con en culotte por encima de las mallas para no perder mas tiempo del debido en la transición.

Convencí a cuatro compañeros del curro que también era la primera vez que se metían en un “fregao” de estos y allí nos presentamos el día de la prueba. Y como si de un chiste se tratara, allí nos juntamos un asturiano, un gallego, un ponferradino, un alcalaino y el madrileño que suscribe.
Hacia unos días que sufrí un percance con mi Cannondale y la horquilla dijo “-Hasta luego” así que en estos momentos estaba camino de Alemania, y otro compañero del trabajo me presto su Orbea para la prueba, lo cual le agradezco muchísimo.

Un vez recogidos los dorsales y el chip, toca hacer valoración de la bolsa del corredor… en fin, decir que era muy muy pobre. Una camiseta de una calidad muy discutible, una muestra de aceite para la bici y hasta ahí podemos leer. En mi bolsa faltaba un bono para 7 días en el gimnasio que patrocina la prueba, y en la de todos los calcetines que prometían en la inscripción. Ah!!! se nos olvidaba el “regalo” estrella, un ejemplar de la revista Planeta Running de verano de 2011!!! Muchas gracias a la organización, este número me faltaba.
Y como no llegaban los compañeros me dispuse a colocar la bici en el box, a 40 minutos de la prueba casi nadie lo había hecho como podéis ver en la foto, me temía lo peor, pero finalmente todo el mundo lo coloco a tiempo.

Y llegaron todos a colocar la bici, menos el “barbudo” que no aparecía.

Al poco apareció el “barbudo” y así eramos dos representantes de la Comunidad Autónoma y ademas el contaba con la ventaja de ser local.

Aunque hacia frío, la temperatura era soportable y agradable, un buen sol y cielo despejado ayudaban bastante. Y de esta guisa nos plantamos en la linea de salida para iniciar el primer tramo de carrera. (Falta en la foto el astur que digamos… tuvo una emergencia de ultima hora).

Objetivos para la prueba antes de empezar:
1º coger la dinámica de este tipo de pruebas, conocer las transiciones y conocer como contesta mi cuerpo al cambio de modalidad en competición.
2º Sabiendo que el año pasado el ganador hizo un tiempo de 1:02 aproximadamente, estar entorno a la hora y media era un objetivo razonable, para terminar con buenas sensaciones y en mitad de la tabla. (650 inscritos)
3º Pequeño pique personal con los compañeros de trabajo.

Como íbamos juntos nos pusimos atrás del todo en la salida, error que suelo cometer muy a menudo, ya que suelo empezar a buen ritmo las carreras a pie y con esta táctica suelo perder muchísimo tiempo y ritmo esquivando gente al principio. Así comenzamos y enseguida nos dispersamos por la diferencia de ritmos. Una carrera muy llanita, que se hizo llevadera y de la que no puedo dar tiempo parcial dado que me fallo el cronometro y no iba controlando nada. Pero las sensaciones muy buenas.

Grande el momento de ver al gallego del equipo con la bici escoba en el primer tramo de carrera a pie, el tío más feliz que nadie y luego sorprendería ganando casi cien puestos.

Primer mal momento en la transición, falta de experiencia, mala planificación, quien sabe pero tarde muchísimo en ella. El casco no me cerraba, tuve que quitarme guantes finalmente, cambio de zapatillas, poner el cortavientos y dejar las zapatillas bien preparadas para la vuelta no perder tanto.
Y comenzamos el tramo de bici que presentaba este perfil.

Tramo de llaneo con los participantes muy dispersos, hasta que llega la primera cuestita dura, ahí nos amontonamos sin llegar a pararnos, pero los pocos metros que rondan el 21% de desnivel hace a más de uno tirar la pata al suelo. LLego al falso llano donde aprovecho a comer e hidratar y recuperar algo el aliento que fue al limite.
Y entonces llegamos a lo serio, casi 3 km de subida con tramos muy duros. Los participantes cada uno a su ritmo, pero nadie sobrado, en la penúltima cuesta, y poniendo por primera vez el plato pequeño, con un desnivel aproximado del 24%, mi cala se sale del pedal derecho, que van muy flojas (lo que tiene no llevar tu bici), pierdo un poco el equilibrio, y el que pone el pie al suelo soy yo, no hay narices a subirse de nuevo y subo a paso ligero unos 100 metros, luego aunque sigue subiendo se suaviza bastante y puedo coger buen ritmo adelantando a bastante gente.


Salida tramo de bici

En la cima de Los Santos del Humosa llega el desastre, por una mala organización del tramo, me encuentro un embudo de unas 100 bicis para acceder a la trialera que comienza la bajada, fácil que me meto 15 minutos parado totalmente, poco solidaridad de la gente que se cuela porque su amigo fulano de copas esta delante, ect. Creo que si hubieran cortado 400 metros de carretera para acceder al camino bueno esto no hubiera pasado. Me quedo muy muy frío, y al final conseguimos empezar a bajar, y llega el tercer desastre personal del día, se me sale la rueda de atrás, increíble, no se como puede ser esto, menuda desesperación, encima de unos arbustos ya que obstaculizaba a los otros participantes, y con los nervios no era capaz de meterla bien, con lo que perdí fácil otros 5 minutos.
Finalmente consigo ponerla y a bajar como un descosido, normalmente es lo que menos gracia me hace, pero bajo a buen ritmo, aunque preocupado por si deje bien metida la rueda, pero esta aguanta.

Llegamos al tramo mas bonito de la bici junto al río Henares, lo único malo que tenemos que ir en fila india y una participante hace un poco de tapón. Tengo las piernas heladas y cuando salimos de este tramo y quiero ponerme a adelantar, me pegan unos tirones en el gemelo izquierdo y en el cuádriceps derecho que no son normales, hasta que como puedo llego a los boxes para la nueva transición.


Final tramo de bici, aunque me ria, iba muy mal por los tirones, pero me alegre de ver a mí manager/assistance.

Transición algo más rápida, aunque el 248 había dejado su bici en mi sitio y tuve que moverla. Allí por primera vez a un par de mis compañeros antes de salir a correr.
Este tramo, sobre todo los primeros mil metros fueron odiosos, iba muy tieso por las amenazas de tirones, pero parece que perdonaban, así que los últimos 1500 fueron mejor.


Saliendo tieso en el ultimo tramo de carrera a pie.


El “local” guardando las ultimas fuerzas.


Un asturiano preguntandose ¿Quien me llama a mi para meterme en estos fregaos?

Y llegamos al final, después de muchos percances conseguimos terminar al menos dignamente aunque sin cumplir todos los objetivos, pero sabiendo que se pueden cumplir ya que sin la salida de rueda y sobre todo sin el atasco monumental hubiera estado en el objetivo de la hora y media. Por lo menos el premio de consolación de ser el primero del grupo de compañeros que engañe para participar, aunque sin mucha ventaja y que esto no valga realmente para nada.


Final alegre por terminar, tras tantas calamidades.


Dejándose la piel en el sprint final.


Un tío de la capital del Bierzo tirando con todo al final.

Me quedo con la experiencia y con ganas de más y mejor. Con muy buenas sensaciones de mejora inmediata. Aunque no se consiguió rozar la hora y media y estar en la mitad alta, se que se puede hacer sin problemas.
Los cinco que fuimos terminamos dignamente, cumpliendo objetivos. El “local barbudo” quedo “2º” por delante del ponferradino, el asturiano no saco los pulmones por la boca, el de Ponferrada le aguantaron las rodillas y la espalda perfectas y el gallego bajo de las dos horas terminando entero.

Clasificación final sin ajustar el tiempo de salida:

1º Ángel (Madrid) P: 489 T: 01:49:22
2º Jesús (Alcala) P: 505 T: 01:51:06
3º Aitor (Ponferrada) P: 545 T: 01:57:29
4º Raúl (Mieres) P: 551 T: 01:58:07
5º Carlos (Orense) P: 556 T: 01:59:54

Muchas gracias a Sonia, Nira, Verónica, Paz, Ester, Ariadna y los padres de Jesus por aguantar el frío y animarnos cada vez que nos veían, ellos si que son valientes.

Ahora toca continuar con el proyecto #HighWayToMyDream de manera más seria, con la vista en el maratón de Madrid del 27 de abril.

Actualizamos con los tiempos oficiales, aunque no están conformados al tiempo de salida, salimos unos 30 segundos más tarde, pero para el caso da lo mismo.