Archivo de la etiqueta: Asturias

Crónica XXX Ruta de la Reconquista

Lo prometido es deuda, el año pasado nada más terminar dije que volvería a Cangas de Onis a correrla, y aquí estoy. Lo que estaba seguro es que no iba a ir a por el sub 1h40min por no estar en forma, pero para rondar 1:45 si estaba, y más yendo acompañado del fenómeno mediático del entreno y la salud Luis Andes, el cual iba hacer su primera media maratón minimalista con unas Fivefingers. No necesito excusas para ir Asturias, por lo que la carrera es simplemente ¡un aditivo!

Sigue leyendo

Anuncios

Crónica Ruta de la Reconquista Cangas de Onis

Pocas excusas me hacen falta a mi para desplazarme al occidente asturiano, y más cuando el año pasado me perdí esta carrera por apuntarme con meses de antelación a la Spartan Race y coincidir en fechas, ¡¡¡grave error!!! Por lo que este año no me la podía perder.

Voy a resumir de manera sencilla lo que me ha parecido esta carrera… EL AÑO QUE VIENE VUELVO!!! Y es que ha sido una maravilla. A mi es que Asturias me tiene completamente ganado. Organización pequeña pero perfecta. Nada aglomerada, 1400 dorsales, de los que acabaron poco mas de 1100. Lo justo y necesario, para ir acompañado pero no agobiado.

Sigue leyendo

Ruta del Cares (2º Parte). Consejos y anécdotas.

Una vez “mapacheada” la ruta del Cares personalmente, queremos ampliar sensaciones para completar el artículo anteriormente escrito en este blog sobre esta ruta el cual podéis encontrar aquí.

La ruta la realizamos dos personas, una con una preparación física razonablemente buena, y otra más sedentaria y sin casi experiencia en montaña. Aunque para esta ruta no es necesaria dicha experiencia y si se planifica adecuadamente no es necesaria una gran forma física.

Nosotros realizamos el recorrido “corto” desde Poncebos a Caín (mas tarde se convertirían en 26…), primera recomendación si la vas hacer en un único sentido (12km aprox.), comienza desde Caín. Desde el puente de Poncebos se comienza con una pendiente pronunciada que dura algo mas de dos kilómetros que si le sumas algo de altas temperaturas se puede hacer muy dura si no se esta acostumbrado. En la primera sombra que te encuentras y puedes hacer una pequeña parada de recuperación por la cuesta, se da la vuelta bastante gente, sin haber disfrutado ni una milésima parte lo que queda por delante.

Como en cualquier salida de trekking o montaña es importante comenzar temprano, por distintas circustancias comenzamos cerca del medio día y eso no es buena idea. Ademas de aparcar bastante lejos y hacer casi dos kilómetros extras, y aunque esto es el norte de España, son principios de septiembre y estamos en la montaña, el sol pega duro. Ni que decir tiene que crema protectora es importantísima, diría que incluso aunque este algo nublado.
La hidratación por supuesto no hay que olvidarla, yo recomiendo aproximadamente 1´5l por persona y recorrido (los 12km vamos).

Esta claro que el no asiduo del medio natural no va a tener un material adecuado para el trekking, y aunque por la popularidad de la ruta y relativa fácil accesibilidad lleve a la confianza, no recomendamos hacerla en deportivas planas y mucho menos en chanclas como vimos a mas de uno/a. Cada uno puede ir como le plazca esta claro, pero hay calzados adecuados desde unos 12/15€ que no te valen para subir al Annapurna, pero si para este tipo de actividades si las realizas muy ocasionalmente, y te evitaras mas de un disgusto.

Esto es la montaña y no es de nuestra propiedad, tiene otros habitantes que son los legítimos arrendatarios de esta , y hay que respetarlos. Uno de ellos es la cabra y su verticalidad es asombrosa, si te paras a repostar energías cerca de las paredes, ten en cuenta que son voraces, van a querer tu comida y bajaran desde lo alto para pedírtela, con el consiguiente desprendimiento de rocas, así que cuidado con las cabezas. Eso si mas allá de su cara de “tronas” cuando te miran fijamente, son unos animales muy mansos, pero no es recomendables darles comida, 1º por que afecta a su digestión, y 2º porque no te las quitaras de encima.

Una vez en Caín siendo aproximadamente las 17:30 nos encontramos con que no había transporte de vuelta, más allá del mismo con el que llegamos, vamos a patita. Indicar que lo que son 12 kilómetros atravesando la garganta por la roca pasan a ser casi 90 kilómetros por carretera atravesando Picos de Europa por dos provincias.¿ Entonce cuales son las mejores opciones?:

  1. Contratar una empresa de aventura de las que abundan en el Principado que te transporta hasta un inicio de la ruta y te recoge al final, ademas te dan un pícnic, son unos 25€/persona, pero visto lo visto no es caro.
  2. Salir muy temprano, comer tranquilamente en algún restaurante de la zona (ninguno es muy bueno, son “menuzuchos”, pero tampoco son malos, muy turísticos. Una fabada para hacer trekking no es una gran opción), después buscas una buena sombra y reposas tranquilo, cuando baje un poco la tarde y el calor, vuelves tranquilamente. Esta opción la hacia un matrimonio que rozaba los 60 que nos encontramos a la vuelta, autóctonos de la provincia y con unas cuantas veces la ruta a sus espaldas.
  3. Si vais un grupo nutrido (hasta 8) tenéis la opción del taxi, ronda los 120€, unos 15€ por barba si sois 8. En las señales y mapas del inicio veréis unas cuantas pegatinas de taxistas que se ofrecen.
  4. Otra opción siento unos cuantos y que hacen también bastantes autóctonos es la de doble coche, cada grupo empieza desde uno de los pueblos y al cruzarse se hace intercambio de llaves. Es imposible no encontrarse.
  5. También esta el transporte público, eso si de Caín el día que fuimos el ultimo autobús salio a las 16:00, es importante que os informéis muy bien de los horarios y vayáis con tiempo a cada uno, ya que tener en cuenta que no es un autobús directo, va hasta Cangas de Onís y desde allí se coge otro.

Nosotros al ir dos y no haber tomado en consideración ninguna de estas opciones volvimos a pie y disfrutamos bastante la vuelta, ya que ademas de ser mas asequible hacia mejor temperatura y la hicimos a mejor ritmo que la ida.

Ultimas indicaciones que se nos ocurren, la carretera que sube hasta Caín es muy muy estrecha, así que precaución.
Ni que decir tiene que te lleves tu basura, y que no hay aseos en la ruta, así que si no te puedes aguantar, llevarte tu papel en una bolsa es un detalle, hay oquedades que son una verdadera lastima, de ser sitios agradables para hacer una parada, pasan a ser wc portátiles de festival de rock.
Si la inicias desde Caín y quieres hacer ida/vuelta, cuando llegues a una casa derruida a dos kilómetros de Poncebos, si vas justo date la vuelta, lo que queda no aporta valor a la ruta, es cuesta a bajo todo claro, pero al volver recuerda que es cuesta arriba.
Estas indicaciones son informativas, decir que las dos personas que hicimos la ruta, ida/vuelta, la finalizamos sin problemas y disfrutando, salvo algún momentillo la menos preparada, pero contábamos con buen material (botas principalmente), y no teníamos prisa. Pero creemos que lo aquí reflejado le puede servir de utilidad a mucha gente. No a un montañero experimentado que lo primero se lo sabe y lo segundo se la hace con gorra, pero si a muchos curiosos no iniciados, por decirlo de alguna manera. Pero en definitiva esta al alcance de cualquier persona.

Como titulamos consejos y anécdotas terminaremos con una de estas ultimas.

Cuando llegamos a la primera parada en la ya mencionada sombra de la casa derruida, había descansando igualmente una pareja que realizaba la ruta. Como ya comentamos, mucha gente llegaba aquí y se daba la vuelta. La mujer de esta pareja, la cual tenia un tono de voz bastante alto, zapatillas de tenis totalmente planas y desgastadas, pantalón de chándal de felpa (32 grados), unos pendientes que le superaban el hombro de largos, hacia aspavientos y comentaba que ya que se había ido hasta allí se tenia que terminar y que ya cogería un autobús para volver si hacia falta. Le indignaba que la gente decidiera darse la vuelta.
Salimos uno momento antes que ellos a continuar la ruta y no parábamos de oírla taladrando nuestro cerebro y el todos los que compartíamos ruta por su “angelical” tono de voz.
Al llevar mejor ritmo cuando pusimos una distancia prudencial, dejamos de oírla y evitamos tomar un ibuprofeno.
Cuando paramos un poco después de la mitad para comer un poco en una sombra agradable, donde vino nuestra amiga la cabra que podéis ver mas arriba, haciendo rappel sin cuerda, nos entretuvimos con un matrimonio mayor que al marido le gustaba charlar bastante contando sus experiencias ruteras desde que era zagal. Con lo que nos volvieron a alcanzar, y pararan a comer también unos metros mas adelante en una de esas cavidades convertidas en wc público que ya comentamos antes.
El discurso había cambiado, ya no le hacia tanta gracia eso de terminar la ruta, pero estaba decidida a seguir para delante, todo esto no nos lo decía directamente por supuesto, pero aun siendo una persona que no me gusta inmiscuirme en las cosas de los demás, era imposible no enterarse de los problemas e inquietudes de ella (seguro que todos conocéis o habéis coincidido con alguien así).
Continuamos ruta y ya nos olvidamos de ella. Llegamos a Caín y bueno como no habíamos hecho nada de los consejos que os expusimos en esta entrada nos toco volver por donde habíamos venido. Y claro nos acordamos de la “amiga”, cuando llevamos unos 2km de vuelta nos los encontramos y le comente al chico que iba un poco adelantado, que no había medio de transporte en el pueblo, ya que les había escuchado que era su intención volver en estos. Y bueno hay es cuando exploto “el Vesubio”. “- Tu estas de COÑA!!!” “-Hombre no os conocemos de nada como comprenderás no te voy a gastar una broma, simplemente os escuchamos y os informábamos.”
Entonces la ira fue contra el pobre chaval. “-Esto es culpa de los hombres, que me has obligado a venir”, “-Tengo los pies hinchadísimos” (normal con ese calzado), “-Estoy deshidratada” (botella de 1´5l para los dos), “-Esto es un peligro, voy a denunciarlo, caen piedras que te escalabran” (enserio que lo dijo), -“Me pican los ojos de las lentillas”. El pobre chaval se fue hundiendo en la miseria, y bueno nos quedaban 10 kilómetros por delante así que allí se quedaron, nos disculpamos con el por ser portadores de malas noticias, y posiblemente de su separación y continuamos camino. Con la banda sonora de su voz barítono desafinado durante unos 800 metros más.

Cualquier duda que tengáis y que se nos allá podido pasar, no dudeis de usar los comentarios, el correo (ofyourtv@gmail.com) o twitter (@apagatutele) y gustosamente la contestaremos.

Rutas. Ruta del Cares

Una ruta senderista de las más populares del territorio nacional, une las provincias de León y Asturias. Se trata de un espectacular desfiladero que bordea el Río Cares. De ahí su nombre de Ruta del Cares ó Garganta del Río Cares. También es conocida como Garganta Divina ó Desfiladero del Cares.

La Ruta original comienza en Posada de Valdeón (León), pasando por Caín (León) y finalizando en Poncebos (Asturias), es un largo camino de 21 Kilómetros, por ello se recomienda barajar varias opciones antes de efectuar la ruta. La opción con más acogida es empezar en Caín y finalizar en Poncebos (11 Km ida), hacer una parada para comer y volver de nuevo a Caín, o viceversa, la dificultad es baja, más allá de su distancia si tienes que realizar ida y vuelta.

Antigua ruta de comunicación entre los pueblos de Caín (León) y Poncebos (Asturias), se trataba más bien de un “paso de cabras” en donde el sendero era complicado y a veces desaparecía por completo. A principios del siglo XX, entre los años 1916 y 1921 esta senda fue mejorada para construir canalizaciones de agua y dar abastecimiento a la central hidroeléctrica de Poncebos. Años más tarde, entre 1945 y 1950, la senda fue agrandada para tener mejor acceso al mantenimiento del canal. Mucha mano de obra y un arduo trabajo hicieron falta para lograr abrir una senda en la roca, en un lugar muy escarpado y con una inclemente climatología, en el presente podemos disfrutar de ella y de sus impresionantes paisajes con mucho menos esfuerzo.

La roca en la que se abre el desfiladero es de caliza gris en la que hay multitud de oquedades, algunas de las cuales se han aprovechado para refugio del ganado lanar que pasta por el lugar.
Aquí os dejamos el perfil de la ruta recomendada.

Edición e la entrada 20/09/2013:
Una vez “mapacheada” ponemos más consejos y anécdotas en esto otro artículo.